Home Cultura Cultura Cuarzo rojo, Cuarzo hematoideo, Jacinto de Compostela o mandarina

Cuarzo rojo, Cuarzo hematoideo, Jacinto de Compostela o mandarina

Imprimir

Estos cristales son cuarzos hialinos, con una concentración anormal de oxido ferrico, que le dan un tono naranja rojizo característico. Además tiene las propiedades del cristal de roca, o cuarzo hialino común.

El Cuarzo Rojo crece en España, en Santiago de Compostela. Sirve para revitalizar cualquier parte del cuerpo. Cuando una persona está débil, está convaleciente de alguna operación y le cuesta recuperarse es muy bueno que lo lleve entre sus ropas para revitalizar el chakra base y elevar su energía. Este cuarzo cuando tiene varios tonos entre los rojos y naranjas se puede usar para problemas hepáticos.

 

El cristal de cuarzo rojo es un producto no-poroso y altamente resistente a manchas. Es también resistente a ralladuras, no sufre deformaciones... Es un producto seguro y de fácil mantenimiento.

El Jacinto de Compostela es un cristal de la variedad de los cuarzos, Cuarzo hematoideo. Es muy popular en España, tiene este nombre ya que los peregrinos que hacían el camino de Santiago (de Compostela) lo iban recogiendo en su peregrinar.

Es un cristal muy relajante por lo que es ideal para personas con trastornos de ansiedad, estrés, insomnio, hiperactividad…

En Roma se usaba como amuleto para atraer la buena suerte, esta practica posiblemente viene de su procedencia de peregrinación.

Por su color y vibración es apropiado para el chakra raíz ( Mulhadara ) e incluso para el del corazón ( Anahata ) y sus órganos asociados. Aunque hay quien lo asocia al chakra garganta ( Vishuda ).

Al ser un Cristal con una impronta espiritual de entrega y camino, aporta a quien lo lleva amabilidad y buenas vibraciones haciéndole querido por los demás (peregrinos de la vida).

Es un cristal dado a la reconciliación y la armonía, protegiendo de las envidias, odios y malas vibraciones.

El Jacinto de Compostela o Cuarzo Rojo es una variedad del cuarzo fanerocristalino. Se conoce también por el nombre de cuarzo hematoideo (cuarzo rojo), por su color rojizo debido a la presencia de hierro. Digamos que es un óxido de silicio, coloreado por la presencia en el interior de la masa de cristal de abundantes inclusiones de hematites (roja u oligisto, o limonita parda) que son óxidos de hierro.

El origen del jacinto es muy antiguo ya que se formó en el Triásico (hace 170 a 195 años, apróximadamente). Esta joya de nuestros yacimientos es un cuarzo tan original y tan específico de nuestro país, que incluso algunos autores lo han clasificado como un fósil característico del triásico español, especialmente de la etapa del Keuper.

El jacinto era una piedra muy estimada por los griegos y fueron ellos quienes le dieron este nombre por su color rojo sangre en la línea con el mito que diera nombre también a una flor.

Su nombre original es υακνθ οζ (hyákinzos). Una etimología popular tan antigua como las mitología explica que la palabra está formada por ανθοζ (ánzos), que significa flor más la exclamación “ay” o “ya”, que además dicen que está escrita en la flor a la que dieron este mismo nombre.

Dice la leyenda que Jacinto era un héroe laconio, hijo de Amiclas y Diomedes (según otros, de Ébalo y de la musa Clío). El dios Apolo se enamoró del bellísimo Jacinto. Un día, jugando ambos a lanzar el disco, Apolo hirió al joven involuntariamente. El dios, no estando dispuesto a verle morir, le concedió la inmortalidad convirtiéndolo en flor, una flor ornamental que lleva el nombre de jacinto, de color azul, blanco o rosa.

El mito se interpretó para adoctrinar sobre lo peligroso que es el ardor del sol (Apolo) para las plantas jóvenes.

En la antigua Roma se utilizaba para atraer la buena suerte y la riqueza material.

Es un mineral envuelto en los misterios de la Edad Media. Su nombre, reconocido internacionalmente, se presta a todo tipo de confusiones por su naturaleza y localización. Está ausente en las tierras gallega y, sin embargo, se trata de una joya vinculada a los peregrinos que recorrían el Camino de Santiago; desde ese foco de religión y cultura se extendió por todo el mundo entonces conocido. El nombre de Jacinto de Compostela es debido a que los peregrinos lo recogían en este Camino e incluso lo vendían como recuerdo en Santiago de Compostela, donde no existe esta variedad de cuarzo. 
Los lapidarios antiguos lo llamaban “jacinto occidental”.
El Jacinto de Compostela es conocido como la piedra de la reconciliación. Dicen que evita malas vibraciones, envidias u odios y está recomendada para solucionar problemas con el ser amado. Decía Jean de la Taille que torna amable y querido a quien lo lleva.

En gemoterapia está indicado para el tratamiento del insomnio ya que ejerce una potente acción relajante. Corresponde al chacra de la garganta y el corazón.

El nombre de Jacinto de Compostela es debido a que los peregrinos lo recogían en el Camino de Santiago e incluso lo vendían como recuerdo en Santiago de Compostela, donde no existe esta variedad de cuarzo. Los lapidarios antiguos lo llamaban “jacinto occidental”.

Es un cuarzo de gran belleza cuando se presenta bien cristalizado (sobre todo en cristales biterminados). Como cuarzo pertenece a la familia de los silicatos. Cristaliza ensistema romboédrico. Dicho de otro modo, como cristal, lo es en la forma típica de los cuarzos con un hábito muy complejo, resultante de la combinación de tres formas simples, un prisma hexagonal y dos romboedros, directo e inverso, lo que origina la aparición de prismas hexagonales bipiramidados. Las caras prismáticas de aristas perfectas dan a muchos de los cristales un aspecto y una geometría que parece tallada artificialmente, dada su perfección. El jacinto de Compostela se emplea por ello con gran dignidad, como piedra preciosa en las piezas de joyería moderna, conjuntándolo con oro.

Como buen cuarzo, es muy frecuente su presencia en forma de cristales maclados. Cuando el jacinto el Jacinto de Compostela se macla, lo hace en ocasiones hasta límites increíbles, originando verdaderas piñas de cristales.

Su densidad es 2,65, su dureza es 5 y su raya, blanca. El color puede variar del rojo al naranja o pardo, presentando un brillo vítreo.

Su origen es hidrotermal y sedimentario y se suele presentar agregado en matrices de yeso rojo, calcita o halita (sal gema), minerales característicos del período Triásico, en los Inicios de la Era Secundaria, coincidiendo con la finalización del aplanamiento de las montañas hercinianas. También aparece diseminado junto a otros materiales por la erosión posterior y el arrastre de las aguas pluviales, torrentes o ríos. Como cuarzo que es, su fórmula química es SiO2 (anhídrido silícico), con un 46.7% de sílice y un 53.3% de oxígeno, con inclusiones de hematites (óxido de hierro). Hay que tener en cuenta que el cuarzo, en todas sus variedades, es un componente fundamental de muchos tipos de roca, especialmente de las rocas ígneas ácidas, de ahí que sea tan frecuente y abundante, pero también en rocas sedimentarias y metamórficas por ser al mismo tiempo muy resistente.

Los yacimientos más importantes de jacintos se encuentran en Buñol, Molina de Aragón, Xátiva, Chelva, Montroy, la Canal de Navarrés, Losa del Obispo, Bocairent, Jumilla y Ricote (Murcia), en la provincia de Alicante, en la zona del Pantano de Contreras y generalmente, en zonas con yesos del triásico, especialmente del Keuper (175 a 190 millones de años).

 

Indicadores Económicos

Anuncios

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Buscador

En linea

Tenemos 9 invitados conectado(s)