Después de dos días de reuniones entre ministros argentinos y brasileños, las partes acordaron flexibilizar las restricciones comerciales y definir una posición común en la negociación del Mercosur con la Unión Europea.

El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, terminó de acordar ayer con el ministro de Desa-rrollo de Brasil, Fernando Pimentel, la agilización en el ingreso de productos importados desde el país vecino, como calzados, automóviles y otros bienes industriales, y lo mismo del lado brasileño con mercaderías argentinas. “Todas las mercaderías que están en problemas comenzarán a ser liberadas la próxima semana”, señaló Pimentel en declaraciones a la prensa internacional luego de la reunión mantenida en Casa de Gobierno. Por otro lado, ambos países acordaron empujar las negociaciones entre el Mercosur y la Unión Europea. La propuesta argentina “seguramente superará el 70 por ciento de apertura de mercados”, sostuvo Capitanich. Brasil propone una apertura del 90 por ciento. Entre el 15 y 18 de diciembre, el Mercosur dará a conocer su iniciativa ante la UE.

Según dejó trascender Pimentel luego de su reunión con Capitanich, la Argentina liberaría a partir de la próxima semana los productos retenidos en la frontera brasileña. En tanto, Brasil haría lo propio con su Aduana. Si bien el nuevo equipo económico explicó anteayer que no piensa desarticular o flexibilizar el sistema de Declaraciones Juradas Anticipadas de Importación (DJAI), aclaró que podrían perfeccionarlo.

Las reuniones bilaterales comenzaron anteayer en el Palacio de Hacienda, junto a Axel Kicillof (Economía), Débora Giorgi (Industria), Carlos Zannini (Legal y Técnica) y Augusto Costa (Comercio Interior), y continuaron ayer con el jefe de Gabinete. Por el lado brasileño estuvieron Pimentel y el asesorpresidencial en materia internacional, Marco Aurelio García.

Por otro lado, ambos gobiernos retomaron la agenda bilateral en la cuestión vinculada con la política automotriz común, que vence el 30 de junio de 2014. Según indicó Capitanich, la Argentina pretende incluir en el nuevo acuerdo el comercio de autopartes, que le genera al país un déficit de balanza cercano a los 7000 millones de dólares al año.

Además de las cuestiones bilaterales, se abordó la negociación entre el Mercosur y la UE. El martes de esta semana, en ocasión de defender su pliego en el Senado, Hernán Lorenzino sostuvo que cualquier acuerdo entre ambos bloques debería considerar “las asimetrías de desarrollo”, para que no existan mayores desajustes entre ambas partes. Lorenzino, que fue propuesto como embajador ante la UE, insinuó que el bloque europeo debería flexibilizar su política de subsidios al sector agropecuario. “La visión sobre las relaciones entre regiones o países tiene que estar sustentada en el reconocimiento de las asimetrías en el desarrollo y evitar el doble standard jurídico de la UE”, explicó Lorenzino.

Si bien ahora parece que las negociaciones se aceleraron, desde el nuevo equipo económico estiman que el TLC con la UE generaría pocos negocios para el país y acarrearía “negativas consecuencias distributivas y en la sustentabilidad de las cuentas externas”. En este sentido, señalan que el incremento de las exportaciones locales estaría concentrado en productos agropecuarios y la industria alimenticia, mientras que las importaciones de bienes de capital reflejarían un fuerte incremento.

Hace dos semanas en Caracas, el canciller Héctor Timerman había presentado a sus pares del bloque una oferta limitada sólo al capítulo de apertura de mercado de bie-nes, muy lejos de la apertura propuesta por Brasil y defendida por Uruguay y Paraguay. Luego de las reuniones de esta semana, la posición argentina se habría acercado a los lineamientos del país vecino.

Más allá del acuerdo bilateral, Capitanich indicó que la Argentina podría, eventualmente, presentar una lista de productos “complementarios” en concurrencia con Uruguay y Paraguay. La semana próxima habrá un nuevo encuentro en Río de Janeiro, donde volverán a reunirse los negociadores de Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay para definir la propuesta común, que podría ser presentada entre el 15 y 18 de noviembre.

Tomado de Página12

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here